Sorpresas en el Trono impresionantes

Aunque allí te sientas el rey de la casa, tu Trono puede sorprenderte con las cosas más insólitas e inesperadas. Leé la nota completa y descubrí las historias más increíbles.

¿Pensabas que lo más sorprendente que podías encontrar en tu Trono eran montañas y montañas de papel? Pues no, mi ciela. Aunque allí te sientas el rey de la casa y te parezca un lugar seguro, en el Trono han aparecido animales, objetos, mensajes súper inesperados y, en algunos casos, ¡TERRORÍFICOS! En esta nota, desde Familia Bercomat te compartimos algunas de las más insólitas sorpresas en el Trono que gente como vos encontraron en el inodoro.

Las sorpresas en el Trono más increíbles

Aunque la mayor parte del tiempo tu inodoro sea un lugar de relax y de meditación, donde nos conectamos con nosotros mismos, chateamos, leemos o repasamos para exámenes, también puede convertirse en un espacio muy hostil y salvaje, que pone a prueba nuestro instinto de supervivencia. ¡Seguí leyendo y conocé las más increíbles sorpresas en el Trono!

Los animales… qué lindas sorpresas en el Trono

Es difícil encontrar a una persona que diga “no me gustan los animales”, ¿no? Claro, es que “los animales”, en abstracto, son lindos. Podemos pensar en un perro en un jardín, en un caballo en el campo o en un gatito durmiendo en un sillón. Pero ¿cuál sería tu respuesta si te encontraras con una rata, una serpiente o una rana en tu inodoro?

Conocé la historia de Ramiro. Él vive en Resistencia y es runner. Todas las mañanas, antes de ir a trabajar, corre 10 kilómetros alrededor de un parque cerca de su casa. Y sabe que cuando se hace actividad física, es importantísimo hidratarse. Por eso al finalizar toma una botella de litro y medio de agua. Y claro, cuando llega a su casa lo primero que hace es ir al baño.

ganas de ir al baño

Un día, después de hacer su rutina, volvió a su casa, abrió la puerta del baño y se encontró con lo imposible: una serpiente en su inodoro. Quedó inmovilizado por varios segundos pero, una vez pasado el susto, se dio cuenta de que tenía que hacer algo y que la situación dependía completamente de él. Entonces tomó coraje, acercó su mano a la culebra para tomarla de la cabeza, como hacen en los programas de televisión. Pero la serpiente se puso a la defensiva y le hizo un ruido aterrador que lo hizo salir corriendo del baño. (Conclusión: no lo intenten en sus casas).

Una de las más hermosas sorpresas en el trono

Una vez afuera, Ramiro se dio cuenta de que iba a tener que resolver dos cosas. La primera: cómo sacar a la culebra de su inodoro. Y la segunda: tenía que encontrar urgentemente dónde hacer pis.

Para la primera decidió llamar a la policía, que en poco tiempo llegó con unos agentes de fauna de la ciudad, tomaron a la culebrita (que era más chiquita de lo que él había descrito) y la metieron en una caja, para devolverla a su hábitat natural. Para la segunda pregunta, Ramiro decidió aprovechar la oportunidad  y romper el hielo con la vecina que le gustaba.

Propuestas amorosas: ¿de las mejores sorpresas en el Trono?

El baño es un lugar de intimidad. Algunas personas encuentran allí un espacio seguro y confiable para expresar sus sentimientos más profundos, para confesar el amor y hacer las propuestas más comprometedoras.

Decir “te amo” en el baño no es algo tan extraño. Pero… ¿qué pasa cuando llegamos a casa y nuestra pareja lo deja escrito en el inodoro con un labial rojo pasión? Hay formas y formas de vivir el amor. Y aunque esta no sea la más higiénica, tampoco podemos afirmar que sea tóxica. O sí. No lo sabemos.

la historia de las alianzas

Y para los que piensan que esta obsesión por el inodoro es nacional, un joven ecuatoriano le propuso casamiento a su novia dejándole dos alianzas envueltas en un Ziploc, flotando en el agua. ¡Una de las más hermosas sorpresas en el Trono! Quizás para vos esto sea motivo de separación inmediata. Pero este chico conocía el amor que su novia tenía por su inodoro y quiso darle a su propuesta el toque real que solo se consigue en presencia de él.

El brazo de una chica

Ok, es cierto que encontrarse con animales o mensajes amorosos en el inodoro no es lo más común del mundo. Pero, ¿alguna vez pensaste que podías encontrarte a una persona?

¿Una chica? sorpresas en el trono

Todos sabemos que los inodoros y los celulares no tienen el mejor historial del mundo, sobre todo cuando se suma un tercero en la relación: el alcohol. ¿Quién no conoce a alguien que accidentalmente dejó caer su teléfono en el Trono? ¿Que olvidó que lo tenía en el bolsillo trasero del pantalón y, así como así, perdió miles de pesos en cuestión de segundos?

Esta es la historia de una joven misionera, con una fuerte propensión a romper celulares en situaciones relacionadas con el agua: en inodoros, en lavatorios, en piletas y hasta en una jarra de agua. Cansada de pagar teléfonos que rompía una y otra vez, decidió hacer una inversión mayor y comprarse un smartphone sumergible.

Parecía tener la situación bajo control. Se jactaba de haber solucionado su problema y vivía con la certeza de que todo iba a estar bien. Y esto fue así, hasta el cumpleaños número 20 de su mejor amiga.

La chica fue al baño un poco mareada por los efectos del vino y se puso a mirar unas historias en Instagram -lo que hacemos todos cuando vamos al baño-. Pero una vez más, su celular se le resbaló de las manos dentro del Trono…con tanta mala suerte de que fue justo en el momento que había tirado la cadena.

grandes sorpresas en el trono

Sabía que su celular iba a resistir al agua, pero no podía verlo. Aunque no era experta en plomería, pensó: “tiene que estar acá nomás”. Entonces metió la mano, dio la vuelta siguiendo la forma del caño y sonrió al sentir entre sus dedos el teléfono.

Pero la sonrisa desapareció de su cara cuando no pudo sacar del inodoro ni el celular ni la mano. Estuvo trabada en el inodoro hasta que terminó la fiesta, apagaron la música y la dueña de casa por fin escuchó sus gritos. Abrió la puerta del baño y se encontró con su amiga desesperada.

La cumpleañera llamó a los bomberos y, dos horas más tarde, lograron romper el inodoro, liberando la mano de la chica y su celular (que funcionaba).

Casi todo quedó solucionado salvo por una cosa: el inodoro. Había que reponerlo y, feliz por haber recuperado su teléfono, la sobreviviente del relato compró en una de nuestras sucursales uno lindo y nuevo, y prometió, ante nuestros vendedores, nunca más entrar al baño con el celular.

También te puede interesar cómo sacar el sarro del baño.

¡Seguinos en InstagramFacebookYouTubeSpotifyTwitter Pinterest! Inspirate y enterate antes que nadie de las mejores promos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *